La relación de los EMPRENDEDORES y el 'NO'

La historia de cómo convertir los 'no' en retos.

Por: Milena Schroeder, Gerente General Simplemente Lisa.

Cuando documentamos inicialmente la idea de Lisa, lo primero que hicimos fue entrar en un programa de PROCOMER (Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica) llamado Seedstar. No ganamos porque ninguno de los jueces entendió lo que era Lisa, pero en la reunión donde anunciaron a los ganadores, hablamos con la gente de MAPA (Mercado Alternativo Para Acciones) de la Bolsa de Valores y empezamos a trabajar con ellos en preparar a la empresa para recibir inversión. Seedstar, pudo ser el primero NO, pero se convirtió en un plan de trabajo que hizo que un año y medio después, pudiéramos presentar el proyecto al Grupo de Invermaster y conseguir capitalización para lanzar en Costa Rica.
Al principio, PROCOMER nos presentó con un grupo de inversionistas de México y Colombia, al finalizar la presentación, recibimos 45 minutos de comentarios del por qué ellos no invertirían en nosotros por la etapa en la cual estábamos y como estaba diseñado el proyecto. Este fue el segundo gran NO. Nuevamente mis socios y yo lo tomamos como un reto, ya que agregamos estos comentarios al plan que estábamos montando con MAPA y nos pusimos a trabajar. Mejoramos drásticamente la presentación y nuestro gerente de ventas se fue a la calle a vender Lisa, que en ese momento era un sueño. Logramos que 38 personas compraran acciones de Lisa, con inversiones que iban desde $500 USD hasta $60,000 USD y obteniendo suficiente capital para desarrollar nuestra etapa 1 del proyecto.
Ya con más avance y material que mostrar, nos fuimos en busca de peces gordos. Sacamos citas con todos los grupos de inversionistas más importantes del país, que tenían historia de haber invertido en Startups y Fintechs como nosotros. En la primera reunión a la que fuimos no entendieron el concepto de Lisa y nos vieron como soñadores de imposibles, esto lo esperábamos. Con el segundo grupo que nos reunimos, que tenía historia de invertir en empresas más pequeñas que la nuestra, recibimos el tercer NO. Sus opiniones radicaban en que la idea estaba totalmente herrada y que jamás un App en un teléfono iba a poder ejecutar toda la funcionalidad que nosotros pretendíamos. Nos dijeron que el consumidor jamás aceptaría un App con tantas funcionalidades, que mejor lo separáramos en pequeños Apps enfocados. De esta reunión salimos realmente devastados y por primera vez preocupados de que tal vez estábamos yendo por el camino incorrecto. Ellos con un conocimiento más avanzado sobre el tema en comparación a nosotros, no tenían claro lo que era una Súper App, así como nosotros teníamos claro qué queríamos sacar al mercado.
En este punto de la historia ustedes pueden pensar: “Qué tercos, no saben lo que es un NO”. ¡Efectivamente! Esta es sin duda la cualidad del emprendedor que muchos no entienden. Para cambiar el mundo hay que saber convertir cada NO en un SÍ. No se puede negar que es un proceso desgastante y desmotivante muchas veces, pero después de más de 10 años de madurar la idea e investigar y de ver que todas las señales marcaban el momento de hacer Lisa una realidad, no podíamos dar un paso atrás a pesar de todos los NO que recibimos; ya teníamos a 38 personas que creían en nosotros y no podíamos retroceder.
Por esa época llegaron noticias de WeChat, la plataforma China que empezó como un instrumento de comunicación y evolucionó a servicios de mensajería, de pagos, de transporte, y en la que funcionan más de 580.000 mini-programas (hasta enero de 2018). Este es considerado en la historia como el primer “Súper App”, ya que fue una magnífica noticia porque finalmente teníamos una categoría y una historia de éxito que respaldara nuestro proyecto.
Estas palabras las he escrito pensando en cuántos de ustedes han tenido ideas excepcionales pero no han entendido que lo más fácil es oír el NO y dejar pasar la oportunidad. En esta vida hay que crecer en un cascarón resistente y aprender a convertir los obstáculos, en retos claros SIEMPRE.